BLOG

ERP. Gestión rápida y eficaz para tu empresa Gestión empresarial 15/10/2020

Sistema ERP. ¿Qué es y para qué sirve?

Un sistema ERP (Enterprise Resource Planning, por sus siglas en inglés), es un sistema de planificación de recursos empresariales.

Consiste en programas que se hacen cargo de distintas operaciones empresariales que son internas en una empresa, como pueden ser la producción, distribución o la gestión de recursos humanos.

Estos sistemas ERP son una gran inversión para las empresas, sin embargo, pueden llegar a aumentar su productividad hasta en un 40%.

 

Ventajas de implementar un sistema ERP

Las mayores ventajas que tiene implementar un sistema ERP en una empresa son:

  • Automatización de procesos de la empresa.
  • Toda la información de la empresa está en una misma plataforma.
  • Las bases de datos de la empresa están integrados en un solo programa.
  • Se ahorra en tiempo y costes.

Otra ventaja de utilizar un sistema ERP es que ofrecen soluciones BI (Business Inteligence) integrados, lo que permite realizar informes sobre el estado de la empresa junto con los datos que tiene el sistema ERP, que ayuda a las empresas a tener un mayor conocimiento para realizar campañas de marketing y ventas mucho más detalladas y adaptadas al perfil del comprador.

El propósito de un sistema ERP es el de apoyar a los clientes de la empresa, reducir el tiempo de respuesta a sus problemas.

Además un sistema ERP se puede adaptar a cualquier tipo de empresa sin importar el sector o procesos que tenga la empresa.

Los ERP verticales son aquellos que están especializados para una determinada industria y se utilizan para necesidades puntuales.

Los ERP horizontales sirven para la administración de cualquier empresa y permite la personalización de una solución para un determinado caso.

 

Características de un ERP

Las principales características que un sistema ERP ofrece son:

  • Administración de la cadena de suministro: permite el seguimiento desde la producción a la distribución.
  • Análisis de la información: la base de datos está centralizada.
  • Automatización: la creación de informes está automatizada.
  • Contabilidad: gestión de finanzas y facturación.
  • CRM: comunicación directa con el cliente.
  • Gestión de compra y ventas: control de gastos y entradas en un solo lugar.
  • Gestión de proyectos: permite calcular las finanzas.
  • Gestión de stock: organización de los precios, almacenes y pedidos.
  • Integración: todos los datos de la empresa está integrados.
  • Operar en tiempo real: los posibles problemas que puedan surgir, se identifican de manera ágil y rápida y el vendedor tuene tiempo de reaccionar y ofrecer una respuesta rápida.
  • Pagos online: un sistema ERP ofrece la posibilidad de conectar con aplicaciones como Paypal, por ejemplo.
  • Aspecto uniforme: las ramas de la empresa se agrupan en un solo sistema, dándole un aspecto uniforme.
  • Recursos Humanos: gestión de nóminas, contratos, bajas, ausencias, información de empleados, etc...

 

Cómo nació el sistema ERP

El sistema ERP se remonta a los años 40, pero fue en los años 60, cuando las empresas de manufacturación empezaron a desarrollar los primeros softwares de gestión, softwares sencillos que ofrecían una solución para la gestión de inventario y control de existencias.

En los años 70 se introdujo el MRP, que se desarrolló con la idea de controlar la información de compra, manufacturación y distribución de la materia prima. También se empezaron a ver los primeros programas de contabilidad.

En la década de los 80, los MRP vivieron una evolución en distintos sectores. Se empezó a ver cómo los sistemas ERP ofrecían los servicios a empresas más diversas. También empezaron a agregar finanzas y las primeras funciones de RRHH.

En los años 90 el sistema ERP nació tal y como se conoce hoy en día. Durante la década de los 90 se pulieron muchas funcionalidades y se agregaron otras como, por ejemplo, la facturación.

En esta década de los 20, se ha avanzado en la planificación de recursos empresariales, Soluciones como la nube y Saas han ayudado a la rápida expansión de estos sistemas.

Consejos para escoger tu ERP

Para escoger el mejor ERP para una empresa, es aconsejable tener en cuenta estos aspectos:

  • Definir un plan: la empresa tiene que conocer en cuantas áreas su usará el nuevo programa, sus objetivos y qué equipo trabajará con el ERP.
  • Conocer las necesidades: saber cuáles son los problemas actuales que se van a solucionar con el sistema ERP. Es conveniente hacer una recopilación de datos para definir mejor estos problemas.
  • Buscar opiniones: la implementación de un sistema ERP afectará no sólo a la propia empresa, si no también a las que trabajan con ella. Distribuidores y proveedores se pueden ver afectados por este cambio, así que no estaría de más hacerles saber el cambio que va a realizar la empresa.
  • Seleccionar un ERP: cuando la empresa ya tiene los objetivos que quiere alcanzar con el sistema ERP, podrá seleccionar el que mejor se adapte a la empresa.

Así, podemos decir que la implementación de un sistema ERP en una empresa supone un gasto inicial importante, per a largo plazo un una inversión que garantiza la mejora de la productividad y la rapidez de solución de problemas en una empresa.

 

Otros artículos de interés

Cómo puede ayudarte EMO Sistemas en el mantenimiento informático.

Epanel. Tu gestor CMS más fácil y rápido.

Aplicaciones para Smartphone. Un paso más para tu negocio.

Buenas prácticas de seguridad en internet.